Hola Mundo, hola existencia!

No hay nada en este mundo que no tenga una afinidad medida en su existencia, pues cada estructura de lo que conocemos de este universo esta vinculado a unos aspectos característicos a los que hemos llegado a denominar leyes físicas. Se dice que en su aspecto mas primitivo, el denominado big bang es el resultado de una combinación de casualidades de la materia que al reaccionar entre si mismos ocasionaron una explosión que da origen al universo, por lo menos esa es la idea básica y fácilmente explicada.

De hecho es interesante notar, que esta teoría dejo de tener cierto sentido, o por lo menos se trajo a debate por la comunidad científica, cuando dedujeron que a la explosión del big bang no podía ocurrir sin un espacio-tiempo que permita el desarrollo después de la explosión, inevitablemente, antes de la explosión era necesario que el espacio-tiempo ya hubiera existido.

Con respecto a este tema, no podemos opinar como científicos por que nos faltarían numeros para resaltar con mas exactitud dicha tesis del big bang, y obviamente, después de dicha teoría también surgiría otra que daba respuesta a este debate por manos del conocido Stephen Hawking, lo cual ampliaría nuestro campo, y generaría otro interesante articulo, seguro, pues lo interesante de las preguntas científicas es que después de responder a unas cuantas buenas preguntas, surgen otras de las que se deben extraer las preguntas correctas.

Sin embargo la idea primera de este articulo, es defender una idea que va mas allá de la propia respuesta física de la existencia. Y es que el resultado de lo que conocemos, es por la perspectiva de lo que vemos, de lo que aprendemos y de lo que se nos ha inculcado, es esa curiosidad innata de querer aprender y saber la razón de nuestro existir, a esa pregunta me remito, ya no como la pregunta correcta. La ciencia tiene un sentido de proximidad porque intenta responder con los recursos básicos con los que se cuentan. De hecho, en las ultimas décadas, hemos tenido que sacar el polvo, las antiguas preguntas metafísicas e intentar descifrar nuevas respuestas a los incesantes misterios del universo en el que estamos presentes. La pregunta exacta de hoy es, ¿porque sabemos? quien o que ha permitido que nuestras capacidades mentales sean tan incesantes a la hora de querer aprender. En otras palabras, ¿que nos indica que debemos aprender? ¿La circunstancias?, ¿la supervivencia?, ¿la evolución?

Según una fuente de renombre, esta es una pregunta que es prácticamente imposible de responder. Ya que a la hora de intentar conseguir una respuesta, solo obtendríamos las funciones del cerebro y sus capacidades para aprender, pero cual es aquel primero motivo, o motor que impulsa al ser humano a ser capaz de ser receptor de información. Si es naturaleza innata, entonces es que tiene una función y objetivo claro, sino, el deleite de aprender esta en descubrir este universo que vuelvo a repetir descubrimos, y no inventamos, por tanto, cuanto se descubre una ley física en el universo, no es una invención, sino una justificación del funcionamiento de algo externo a nosotros. En un debate Ciencia versus Dios en realidad no habría cabida de desunión sino todo lo contrario, la ciencia solo seria el nombre de la herramienta que usamos para descubrir unas funciones del universo que ya estaban innatas en una ley primera.

Pero…¿y Tu que piensas?

Anuncios