¿Cuanto duele? (GÉNESIS 39: 1- 6)

Imagínate despertar recordando que ayer te han vendido como si fueras un objeto, o tal vez te han traicionado los que menos pensabas que lo iban a hacer, aquellos que forman parte de tu vida, y lo único que deseas es que todo haya sido una pesadilla, un mal sueño del que te despertarlas asustado si, pero una vez viendo tu habitación te des cuenta que solo fue eso, una mala noche. Pero, después de unos segundo deseando que la situación fuera así, resulta que finalmente es real, que te esta pasando a ti, algo que nunca pensaste que te pasaría.

Como creyentes, y de hecho también es el mensaje que a veces nos autoenseñamos para evitar sufrir, es el pensar que a nosotros nunca nos pasaran esas circunstancias que son de una magnitud dolorosa que nos sobrecogería el corazón con tan solo pensarlo, ¿pero que tal si te digo que no es así?

A veces me imagino, ¿como fue la mañana siguiente de Jose, cuando despertó y se dio cuenta de que, lo que le había pasado, nunca se lo hubiese imaginado?. Me identifico con la situación de tal forma que en su lugar, hubiera sentido los síntomas que una vez también sentí. Ese frió que recorrió su cuerpo cuando todo estaba pasando, el dolor en el pecho que no se comprende, que te esta sobrepasando, esa sensación de ir cayendo lenta y dolorosamente hacia el vació, y ese momento en el que se adormece tu mente, y no piensa, no reacciona, solo siente un agudo pinchazo en el abdomen. Supongo que es lo que sintió, aunque siga siendo solo una suposición nada mas.

39:1 Cuando José fue llevado a Egipto, los ismaelitas que lo habían trasladado allá lo vendieron a Potifar, un egipcio que era funcionario del faraón y capitán de su guardia. 

Que sensación mas extraña, como si estuviera en el cuerpo de un personaje de ciencia ficción. ¡No puede ser que me este pasando a mi!

Pero lo que impresiona es lo que viene después, la reacción del Dios del cual cuestionaríamos por las circunstancias que estamos pasando preguntándole una y otra vez ¿Porque? ¿porque has dejado que pase todo esto?

39:2 Ahora bien, el Señor estaba con José y las cosas le salían muy bien. Mientras José vivía en la casa de su patrón egipcio,

Bien, y ahora como se queda el alma. ¿Como puede ser que radicalmente se cambie el protagonismo de Jose, para centrarse en lo mucho que Dios lo prosperaba, y no solo eso, sino el hecho de que Dios le prospere mientras el siga siendo siervo del hombre que lo compro como esclavo. Me pregunto ¿si durante este tiempo largo de transición Jose estaba entendiendo lo que estaba pasando?. ¿ Lo imaginas? Jose en los primeros meses, seguro echaba de menos su vida robada, sus ilusiones marchitas, y lo hacia recordando una y otra vez todo lo que estaba pasando. Pero en medio de ese tiempo, ¡Dios estaba con Jose!, ¿se habrá dado cuenta él, de que Dios estaba prosperandole en medio de su aflicción? Pienso que aquí no destaca los meses o los años que pasaron, pero que Dios lo prospere solo se puede ver con el paso del tiempo, con una acción tras otra en la que se destaque a Jose como alguien que es bendecido por Dios.

39:3 éste se dio cuenta de que el Señor estaba con José y lo hacía prosperar en todo39:4 José se ganó la confianza de Potifar, y éste lo nombró mayordomo de toda su casa y le confió la administración de todos sus bienes.

Es curiosos que las Escrituras enfaticen a Potifar como quien se da cuenta de que Dios prosperaba a Jose y no al revés. ¿Sera que mientras Jose era tratado por Dios, ese trato también influenciaba a los de su alrededor?

Tal vez un indicio de la nueva madurez adquirida por Jose, fue el hecho de que se ganase la confianza de Potifar. ¿Es posible que aqui ya haya pasado el tiempo suficiente en el que te das cuenta que todo paso por alguna razón que solo Dios puede controlar? Si es asi, ¿es este el momento en el que debes aclarar la razón, que no es lo mismo que tener la respuesta al porque paso?

Tal vez no fue sencillo llegar a superar una situación que creías que te había superado, de hecho seguro que habrás lidiado con pensamientos inadecuado, como venganza, odio, rencor, ¿tal vez incluso ta has echado la culpa a ti mismo por lo sucedido? seguro que cada mañana te despertabas, o peor aun, te despiertas preguntándote ¿porque?. Pero cuando leo este cambio en la actitud de Jose me doy cuenta de un detalle sencillo: Jose no se gano la confianza de Potifar por el gusto de conseguir éxito o gloria para si mismo, seguro que no, no cuando ya has madurado.

Si observamos en los textos anteriores, Jose fue reñido por el mismo Jacob (Israel) por contar los sueños en los que él se veía como triunfador sobre sus propios hermanos y de hecho, fue por esta envidia causada a los suyos los que provoco esta desagradable experiencia. Seguro que esta situación le bajo el ego, le enseño a no gloriarse a si mismo. Una vez aprendido esto, se gana la confianza de su amo pensando en otro objetivo.

¡DIOS! Si el me ha prosperado es por una razón, aun en medio de la experiencia de vida que haya tenido, sea cual sea. Si el ha tenido una misión conmigo desde un principio, eso quiere decir que aunque sufra, incluido el dolor, tiene una misión en Dios.

39:5 Por causa de José, el Señor bendijo la casa del egipcio Potifar a partir del momento en que puso a José a cargo de su casa y de todos sus bienes. La bendición del Señor se extendió sobre todo lo que tenía el egipcio, tanto en la casa como en el campo.

Es muy curiosos que Dios utilice de nuestras malas experiencias para bendecir a otros, de hecho bendecir incluso a los mismo que hayan sido causa también de nuestro dolor. Humanamente, nuestro primer deseo para quienes nos hagan mal, es la misma retribución vengativa, pero sin embargo la venganza que Dios hace, se llama misericordia, misericordia en aquel que es el justo juicio de Dios osea, Jesucristo entregándose para bendecir a quienes le condenaron al dolor, ¿esto no es la misión, el plan propuesto por Dios para salvación y restauración de la humanidad?

39:6 Por esto Potifar dejó todo a cargo de José, y tan sólo se preocupaba por lo que tenía que comer. José tenía muy buen físico y era muy atractivo.

Y bien, llegamos al final de esta primera parte del capitulo 39 de génesis pensando en: Wow! ¿es necesario sufrir para ser bendecido? Tal vez la pregunta correcta sea, ¿conoces la misión de Dios en tu vida? si la conoces sabes que inevitablemente sufrirás: Porque Jesús ya se los advirtió a sus discípulos una y otras vez antes de la cruz y alguna vez mas después de ella en la Gran Comisión. Si en todo caso no conoces la misión de Dios, debes saber que en esta vida debes escoger el sufrimiento que quieres llevar. Jesús nos invita a llevar su cruz (su sufrimiento) porque es mas ligera, porque su fin es gozo y paz. Tal vez la pregunta correcta sea ¿Con que sufrimiento te quedas, porque sufrir sufrirás?.

Este ultimo versículo detalla algo que da introducción a su segunda parte, de la que me gusta decir que, es la mejor conclusión/introducción. Potifar dejo de preocuparse de lo importante, para centrase en aspectos tan básicos como el pan de cada día. Wow! Dios bendijo a Potifar con miles de preocupaciones menos gracias a un hombre que acepto su misión en Dios. El otro detalle es la apariencia de Jose. Me recuerda a aquel proverbio que dice acerca del corazón contento que hermosea el rostros. Tal vez el hecho de finalmente entender, por lo menos la primera parte de la experiencia, la misión de Dios en su vida, devolvió a Jose la alegría del corazón, un aspecto de felicidad y bendición a su físico y es que cuando Dios esta, todo es bello. También puede ser que era atractivo en físico, no lo sé a ciencia cierta, solo que cuando las escrituras destacan la belleza, es un aspecto que habla integralmente de la persona en su totalidad, es una bonita conclusión para quienes sufren, seguro que te arranca una sonrisa saber cuando sufres con Dios, Él te perfecciona hasta ser guapo y atractivo! jejeje obviamente desde adentro hacia afuera.

Pero cuidado! esto también es la perfecta introducción a la segunda parte: ¡Lo atractivo, siempre atrae! y muchas veces no conoces a quienes!

Anuncios

Primero orar, despues orar y finalmente orar

Este pasado lunes hemos vuelto a tener nuestro tiempo de oración, y aunque en esta ocasión fuimos menos de los de la ultima vez, estamos contentos de conectarnos en este tiempo no solo con un equipo de trabajo con objetivos, también estamos abriendo el corazón a las compresiones de una vida misional en la que todos estamos comprometidos con Jesús.

Que bueno es compartir con nuestros hermanos. En esta ocasión, el equipo se autodefinio como equipo de trabajo en una misión con Dios mas allá del movimiento. Centrándonos en la esencia del corazón misional y sus implicaciones que nos llevan a buscar en Dios la perspectiva correcta para trabajar en su Reino.

TODOS LOS LUNES A PARTIR DE LAS 22.30 ¡VEN Y COMPARTE CON NOSOTROS¡ TE INVITAMOS A ORAR