¿Cuanto duele? (GÉNESIS 39: 1- 6)

Imagínate despertar recordando que ayer te han vendido como si fueras un objeto, o tal vez te han traicionado los que menos pensabas que lo iban a hacer, aquellos que forman parte de tu vida, y lo único que deseas es que todo haya sido una pesadilla, un mal sueño del que te despertarlas asustado si, pero una vez viendo tu habitación te des cuenta que solo fue eso, una mala noche. Pero, después de unos segundo deseando que la situación fuera así, resulta que finalmente es real, que te esta pasando a ti, algo que nunca pensaste que te pasaría.

Como creyentes, y de hecho también es el mensaje que a veces nos autoenseñamos para evitar sufrir, es el pensar que a nosotros nunca nos pasaran esas circunstancias que son de una magnitud dolorosa que nos sobrecogería el corazón con tan solo pensarlo, ¿pero que tal si te digo que no es así?

A veces me imagino, ¿como fue la mañana siguiente de Jose, cuando despertó y se dio cuenta de que, lo que le había pasado, nunca se lo hubiese imaginado?. Me identifico con la situación de tal forma que en su lugar, hubiera sentido los síntomas que una vez también sentí. Ese frió que recorrió su cuerpo cuando todo estaba pasando, el dolor en el pecho que no se comprende, que te esta sobrepasando, esa sensación de ir cayendo lenta y dolorosamente hacia el vació, y ese momento en el que se adormece tu mente, y no piensa, no reacciona, solo siente un agudo pinchazo en el abdomen. Supongo que es lo que sintió, aunque siga siendo solo una suposición nada mas.

39:1 Cuando José fue llevado a Egipto, los ismaelitas que lo habían trasladado allá lo vendieron a Potifar, un egipcio que era funcionario del faraón y capitán de su guardia. 

Que sensación mas extraña, como si estuviera en el cuerpo de un personaje de ciencia ficción. ¡No puede ser que me este pasando a mi!

Pero lo que impresiona es lo que viene después, la reacción del Dios del cual cuestionaríamos por las circunstancias que estamos pasando preguntándole una y otra vez ¿Porque? ¿porque has dejado que pase todo esto?

39:2 Ahora bien, el Señor estaba con José y las cosas le salían muy bien. Mientras José vivía en la casa de su patrón egipcio,

Bien, y ahora como se queda el alma. ¿Como puede ser que radicalmente se cambie el protagonismo de Jose, para centrarse en lo mucho que Dios lo prosperaba, y no solo eso, sino el hecho de que Dios le prospere mientras el siga siendo siervo del hombre que lo compro como esclavo. Me pregunto ¿si durante este tiempo largo de transición Jose estaba entendiendo lo que estaba pasando?. ¿ Lo imaginas? Jose en los primeros meses, seguro echaba de menos su vida robada, sus ilusiones marchitas, y lo hacia recordando una y otra vez todo lo que estaba pasando. Pero en medio de ese tiempo, ¡Dios estaba con Jose!, ¿se habrá dado cuenta él, de que Dios estaba prosperandole en medio de su aflicción? Pienso que aquí no destaca los meses o los años que pasaron, pero que Dios lo prospere solo se puede ver con el paso del tiempo, con una acción tras otra en la que se destaque a Jose como alguien que es bendecido por Dios.

39:3 éste se dio cuenta de que el Señor estaba con José y lo hacía prosperar en todo39:4 José se ganó la confianza de Potifar, y éste lo nombró mayordomo de toda su casa y le confió la administración de todos sus bienes.

Es curiosos que las Escrituras enfaticen a Potifar como quien se da cuenta de que Dios prosperaba a Jose y no al revés. ¿Sera que mientras Jose era tratado por Dios, ese trato también influenciaba a los de su alrededor?

Tal vez un indicio de la nueva madurez adquirida por Jose, fue el hecho de que se ganase la confianza de Potifar. ¿Es posible que aqui ya haya pasado el tiempo suficiente en el que te das cuenta que todo paso por alguna razón que solo Dios puede controlar? Si es asi, ¿es este el momento en el que debes aclarar la razón, que no es lo mismo que tener la respuesta al porque paso?

Tal vez no fue sencillo llegar a superar una situación que creías que te había superado, de hecho seguro que habrás lidiado con pensamientos inadecuado, como venganza, odio, rencor, ¿tal vez incluso ta has echado la culpa a ti mismo por lo sucedido? seguro que cada mañana te despertabas, o peor aun, te despiertas preguntándote ¿porque?. Pero cuando leo este cambio en la actitud de Jose me doy cuenta de un detalle sencillo: Jose no se gano la confianza de Potifar por el gusto de conseguir éxito o gloria para si mismo, seguro que no, no cuando ya has madurado.

Si observamos en los textos anteriores, Jose fue reñido por el mismo Jacob (Israel) por contar los sueños en los que él se veía como triunfador sobre sus propios hermanos y de hecho, fue por esta envidia causada a los suyos los que provoco esta desagradable experiencia. Seguro que esta situación le bajo el ego, le enseño a no gloriarse a si mismo. Una vez aprendido esto, se gana la confianza de su amo pensando en otro objetivo.

¡DIOS! Si el me ha prosperado es por una razón, aun en medio de la experiencia de vida que haya tenido, sea cual sea. Si el ha tenido una misión conmigo desde un principio, eso quiere decir que aunque sufra, incluido el dolor, tiene una misión en Dios.

39:5 Por causa de José, el Señor bendijo la casa del egipcio Potifar a partir del momento en que puso a José a cargo de su casa y de todos sus bienes. La bendición del Señor se extendió sobre todo lo que tenía el egipcio, tanto en la casa como en el campo.

Es muy curiosos que Dios utilice de nuestras malas experiencias para bendecir a otros, de hecho bendecir incluso a los mismo que hayan sido causa también de nuestro dolor. Humanamente, nuestro primer deseo para quienes nos hagan mal, es la misma retribución vengativa, pero sin embargo la venganza que Dios hace, se llama misericordia, misericordia en aquel que es el justo juicio de Dios osea, Jesucristo entregándose para bendecir a quienes le condenaron al dolor, ¿esto no es la misión, el plan propuesto por Dios para salvación y restauración de la humanidad?

39:6 Por esto Potifar dejó todo a cargo de José, y tan sólo se preocupaba por lo que tenía que comer. José tenía muy buen físico y era muy atractivo.

Y bien, llegamos al final de esta primera parte del capitulo 39 de génesis pensando en: Wow! ¿es necesario sufrir para ser bendecido? Tal vez la pregunta correcta sea, ¿conoces la misión de Dios en tu vida? si la conoces sabes que inevitablemente sufrirás: Porque Jesús ya se los advirtió a sus discípulos una y otras vez antes de la cruz y alguna vez mas después de ella en la Gran Comisión. Si en todo caso no conoces la misión de Dios, debes saber que en esta vida debes escoger el sufrimiento que quieres llevar. Jesús nos invita a llevar su cruz (su sufrimiento) porque es mas ligera, porque su fin es gozo y paz. Tal vez la pregunta correcta sea ¿Con que sufrimiento te quedas, porque sufrir sufrirás?.

Este ultimo versículo detalla algo que da introducción a su segunda parte, de la que me gusta decir que, es la mejor conclusión/introducción. Potifar dejo de preocuparse de lo importante, para centrase en aspectos tan básicos como el pan de cada día. Wow! Dios bendijo a Potifar con miles de preocupaciones menos gracias a un hombre que acepto su misión en Dios. El otro detalle es la apariencia de Jose. Me recuerda a aquel proverbio que dice acerca del corazón contento que hermosea el rostros. Tal vez el hecho de finalmente entender, por lo menos la primera parte de la experiencia, la misión de Dios en su vida, devolvió a Jose la alegría del corazón, un aspecto de felicidad y bendición a su físico y es que cuando Dios esta, todo es bello. También puede ser que era atractivo en físico, no lo sé a ciencia cierta, solo que cuando las escrituras destacan la belleza, es un aspecto que habla integralmente de la persona en su totalidad, es una bonita conclusión para quienes sufren, seguro que te arranca una sonrisa saber cuando sufres con Dios, Él te perfecciona hasta ser guapo y atractivo! jejeje obviamente desde adentro hacia afuera.

Pero cuidado! esto también es la perfecta introducción a la segunda parte: ¡Lo atractivo, siempre atrae! y muchas veces no conoces a quienes!

Anuncios

HISTORIA DE MI PRIMERA VEZ

Aunque se pueda llevar a un mal entendido, he decidido tomar esta frase como título para mi primer blog. Estos últimos dos años de mi vida han sido especiales, he pasado de aceptar a JESUCRISTO COMO MI SALVADOR a trabajar en el Ministerio de Adolescentes de mi Iglesia y ahora colaborar con el grupo de Mission-Net. Es una gran bendición y placer, el poder trabajar junto a un grupo de jóvenes deseosos por llevar y enseñar un estilo de vida misional.

Han 20150425_130727sido dos años de nuevas experiencias y escribo ahora para contarles una de ellas. La Biblia habla en 2 de Corintios 5:17 de que todas las cosas son hechas nuevas, y justamente eso es lo que sentí en mi primera presentación como Coordinador de Madrid para Mission-Net, sentí que todo era nuevo para mí, era mi primera vez y los nervios estaban muy presentes .

Había preparado todo la noche anterior, tenía dos Power Point bien hechos, tenía datos y más datos, pero sentía que en el momento de estar en frente todos se me olvidaría, le pedía a DIOS que me dé el valor para no flaquear en el último momento y así fue, unos minutos antes temblaba, pero fue salir y todo se iluminó, todo estuvo donde tenía que estar, los hermanos nos acogieron ilusionados y pude ver entusiasmo en sus ojos, puedo decir que no salió como lo planee, salió mejor para la gloria de DIOS.

Y al fin supe que era esto para lo que DIOS me llamo, no para las presentaciones, sino para trabajar p20150425_130122ara ÉL, para servirle de todo corazón, por fin entendí 2 Corintios DE MODO QUE SI ALGUNO ESTÁ EN CRISTO, NUEVA CRIATURA ES; LAS COSAS VIEJAS PASARON; HE AQUÍ TODAS SON HECHAS NUEVAS, mi vida anterior paso,  estas son las cosas nuevas y mejores, por eso animo a cada persona que lee este blog súmense a la misión, vengan MISSION-NET, está abierto para todos y seguro que todos contamos y valemos.

FRANCISCO RIVERA.

Primero orar, despues orar y finalmente orar

Este pasado lunes hemos vuelto a tener nuestro tiempo de oración, y aunque en esta ocasión fuimos menos de los de la ultima vez, estamos contentos de conectarnos en este tiempo no solo con un equipo de trabajo con objetivos, también estamos abriendo el corazón a las compresiones de una vida misional en la que todos estamos comprometidos con Jesús.

Que bueno es compartir con nuestros hermanos. En esta ocasión, el equipo se autodefinio como equipo de trabajo en una misión con Dios mas allá del movimiento. Centrándonos en la esencia del corazón misional y sus implicaciones que nos llevan a buscar en Dios la perspectiva correcta para trabajar en su Reino.

TODOS LOS LUNES A PARTIR DE LAS 22.30 ¡VEN Y COMPARTE CON NOSOTROS¡ TE INVITAMOS A ORAR

Una Oración Sencilla

Uno de los momentos que mas me impresionan de la vida de Jesús, personalmente, es aquel en el que su oración fue tan sencilla, como si de una conversación con un viejo amigo, el de un hijo hacia un padre cariñoso, como si del afecto y confianza elevados a su pleno nivel se tratase.

La escena transcurre mientras el cáos se apoderaba del lugar, las personas agolpadas con curiosidad miraban con expectación dos tipos de circunstancias que eran adversas. Mientras que algunos ya lloraban la perdida de un ser querido, un hombre, amigo del personaje que traía consigo cierto aire esperanzador, ya que los propios familiares del cadáver se emocionaron al verle, aunque solo sean por unos breves segundos antes de recordar que su llegada había sido esperada con ansias, pero ahora cayendo en cuenta es demasiado tarde. Tal vez alguno mira con cierta ironía a quien se acercaba a la familia como si en realidad no pasase nada, aunque después se le cambiase el rostros al ver que tampoco Él pudo aguantar las lagrimas al ver a su amigo sin vida.

Es entonces que después de una conversación profunda con las hermanas del susodicho, se atreve a acercarse conmovido al lugar donde habían dejado el cuerpo. -¿Como lo amaba? – decían algunos, y otros llenos de pesimismo importunaban su visita recordando que en algún momento, él también había hecho milagros con sus propias manos, recriminando que hubiese llegado tarde, cuando Él que había sanado a otros enfermos había dejado morir a su amigo, podía sanarlo antes de la catástrofe y no lo hizo.

Finalmente, se dirige a una de sus hermanas diciéndole que quitase la roca que tapa la entrada.

-No Señor, ¡ya es demasiado tarde!, ¡no podemos hacer nada mas! su cuerpo ya no solo, no tiene vida, sino que se consume en su estado, ya no hay nada mas que hacer!- dijo ella con dolor en el alma, sin fe en el corazón.

-No lo estas viendo como yo, no te percatas de la situación, tú no lo entiendes aun, pero mis lagrimas no son por él, Lo de Lázaro nunca ha sido un problema, y si quitas la enorme piedra que esta impidiendo que veas lo que te quiero enseñar, podrás ver todo lo que significa el que Yo este aquí, y ahora. – dijo Él, con un tono sereno y cálido.

Entonces, levantando la vista, se produce la conversación mas dulce que se puede escuchar en los momentos de dolor. Aquella voz sencilla de un niño acercándose a su padre, con la total confianza depositada en quien es el héroe de la trama. Aquel que pronunciando nada mas y nada menos que una declaración de confianza extrema, da a entender quien es en realidad.

– Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud, por ellos, por los que están alrededor, por ellos que lloran, y que no saben a quien acudir, ellos que se preguntan ¿que haremos ahora? que se cuestionan como hubiera sido si Tu, Dios bueno y benevolente, te hubieras prestado a acudir antes de que todo esto pasase. Y ahora ya no creen, no confían, sienten que lo han perdido todo, que todo esto es un fracaso mas de la vida y que tu no has intervenido, por eso estoy aquí, por eso estoy ahora, lo he hecho para que crean que tú me has enviado.

¡Y entonces ocurre el milagro!

Ese día, muchos pensaron en lo que se había conseguido con esas sencillas palabras dirigidas a quien para muchos es invisible. ¿Como podía aquel hombre hablar así con quien no se ve? Ese día, muchos pensamos que se resucitó a un solo muerto, pero habiendo pasado tanto tiempo desde entonces, nos hemos dado cuenta que ese día se resucitó a todos los que habíamos muerto con Lázaro, ese día alguien que dominaba los tiempos y las circunstancias mas caóticas nos enseño el tipo de oración que nos recuerda quien es Dios, y quienes somos cuando confiamos en Él.

“Padre, tú siempre me escuchas, aun cuando mi pecado esta sobre mi pudriendo la poca dignidad que tengo contigo, Ya sea dentro del sepulcro como fuera de el, sin ti estoy muerto, mi esperanza, mis sueños, mis metas, todo muere, cuando tú no estas aquí. Pero tú tienes los tiempos en tus manos, tu sabes cuando intervenir en mi historia, ¡hazlo!, intervén en ella, para que crea en ti, para que crea en quien tu has enviado!

 

(Basado en los textos bíblicos de Juan 11)